#paraseguirdecerca: Tekla Evelina Severin.

El color engancha. Y no hay escapatoria. Que lo sepáis.

COLOR (con mayúsculas) sería el término que definiría a la perfección todas y cada una de las fotografías de Tekla Evelina Severin que, además de tener un nombre de heroína del diecinueve (y que no seremos capaces de recordar ni en dos vidas seguidas), es fotógrafa y diseñadora de interiores. Afincada en Estocolmo, se dedica a la creación multidisciplinar, porque cuando uno vive en Suecia mucho rato, se contagia de ese vivir rodeado del diseño (dícese nórdico) impoluto y disciplinado de los vasos desechables de café. Que nosotros pensamos que todo empezó con el Starbucks, pero los suecos nos llevan quince décadas de ventaja. (No voy a detenerme aquí a escribir sobre Ikea, que ya todos sabemos lo que es una llave Allen).

Las fotografías de Tekla Evelina Severin (estaréis de acuerdo conmigo) son un auténtico “salto de pértiga” más allá del diseño (dícese nórdico) al que estamos acostumbrados. Bajo mi punto de vista, la composición de sus fotos, los encuadres y perspectivas, siguen haciendo honor a la estética límpida y (casi) obsesivamente ordenada, rítmica, sobre la que se sustenta el precepto visual escandinavo, ya exportado a todos los confines de la Tierra gracias a la imperturbable (antes excéntrica) afición de colocar las camisetas por colores dentro de sendas cajas también de colores dentro del armario. Nadie nunca pensó en sustituir los botes de especias de Mercadona por botes de cristal (con sus nombres escritos  en pegatinas-pulcras, cada uno) hasta que, de nuevo, Ikea apareció en nuestras vidas.

Pero es en el color donde está la clave, donde la fotógrafa da el salto mortal de pértiga de Olimpiada. Colores estridentes, cargados de luminosidad (nada de pasteles de Chalk Paint, que ya está bien, BASTA!!). Sus fotografías son un concierto de fucsias, amarillos, verdes y azules imposibles que remiten a la estética americana de playa, verano y tropicalismo, con una calidez, como de parque temático, que también aparece en el Instagram de Miranda Makaroff (que debe tener un sensor de paredes de colores sobre las que fotografiarse integrado en las pupilas porque yo es que no me explico cómo encuentra siempre esos escenarios tan chulos en, no sé, Miami Beach o Alicante).

Yo veo, en las fotos de Severin, una reminiscencia clara de los óleos de Stuart Davis o, si me apuras, los CoBra, pero sin la estridencia del desorden. Todo bajo el tímido mandato del minimalismo más purista donde el volumen y la geometría mandan, pero escupiendo color, como fuego, a través del objetivo para dejarnos totalmente fascinados.

Imprescindibles las fotografías de arquitectura. Sencillamente, magníficas.

 

Confieso que, a veces, yo quisiera vivir en la vida de Miranda Makaroff, donde todo es como rosa. O vivir en Suecia pero, eso si, tras el objetivo de Tekla Evelina Severin.

 

Pero me queda Ikea y la pretensión de un armario ordenado por colores.

Lo conseguiré.

 

 

PD: Si alguien se encuentra a Tekla Evelina Severin (o, en su defecto, a Miranda Makaroff) en algún lugar remoto, en vivo y en directo, espero que le comunique de mi parte que me gusta mucho lo que hace.


Todas las imágenes han sido tomadas de la web www.teklaevelinaseverin.com

Recomiendo (fervientemente) su Instagram

7.san+fransisco_grannskugga

tekla

16.Dining+area (1)

1.björkhagen_solnedgång

FullSizeRender-8+(kopia)

2_spagetthi+jalousie

1.El+Medano+_spain1

FullSizeRender-5

6.kött+postmodern+trappa_stående+format

IMG_2953

IMG_6097

image_00001

14+(kopia)

P1020243_2

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s